ASESINO EN SERIE EN LA OCUPADA PARIS NAZI

Noticias Vina
MÉDICO SE VOLVIÓ ASESINO EN SERIE
DURANTE 2da. GUERRA MUNDIAL EN PARIS
(Reuters) - El París ocupado por los nazis era un lugar terrible para vivir durante los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, con Judios, combatientes de la Resistencia y los ciudadanos comunes todos intentando escapar.  Las desapariciones eran algo tan común que nadie se preocupaba de ello. Y un hombre usó tal desorden para sus terribles fines, matando quizá a más de 150 personas.  Pero no fue hasta que el denso humo negro se filtró en los edificios de la zona distinguida de la ciudad que los bomberos y la policía ingresaron a una elegante casa donde encontraron partes de los cuerpos - lo que desencadenó una persecución que les llevó, a Marcel Petiot.  El crimen fue algo propio de esa época, dice el ex profesor de historia David King, quien relató este suceso en ‘Muerte en la Ciudad de la Luz.’  “París no era un buen lugar para estar. Mucha gente trataba de salir de París, y mucha gente simplemente desaparece. Él había trazado un plan muy tortuoso”, dice King.

“Este Marcel Petiot, acusado de todos los asesinatos, es obviamente muy inteligente, carismático, tiene una posición respetada, coleccionador de antigüedades, interesado en las artes. Y, sin embargo, capaz de ser acusado de una de las cosas más inquietantes que se pueda imaginar: Desmembrar salvajemente los cuerpos,” dice King.  A través de años de investigación, incluida la lectura de los archivos policiales de París, King reconstruyó la historia de cómo Petiot dijo ser un miembro de la resistencia y atrajo a muchas de sus víctimas, prometiéndoles el paso seguro a América del Sur a cambio de un pago. Una vez en manos de Petiot, les pedía a las víctimas que escriban cartas a sus familiares, diciéndoles que estaban bien y que regresarían una vez que las cosas estuviesen más tranquilas. Luego los asesinaba, muy probablemente con gas letal, y desmembraba o quemaba.  Este asesino serial fue condenado por 26 asesinatos y como castigo por sus crímenes fue guillotinado.

En 1947, el doctor Marcel Petiot era un respetado médico que de pronto se volvió asesino. Fue acusado de asesinar a "sólo" 27, pero se sospecha que había matado a muchos más.  Petiot curaba frecuentemente a refugiados, empresarios y agentes de la Gestapo, pero también tenía predilección por asesinar a ricos Judios desesperados a quienes les prometía escapar de París y quemaba sus cuerpos en un horno del sótano.  Las almas condicionadas entran en este mundo terrenal y después de salir, son recompensados o castigados por las buenas y malas acciones cometidas aquí.

¿QUÉ NOS DICEN LAS ENSEÑANZAS VÉDICAS?
El alma no nace ni muere. El alma tiene una existencia eterna. No es alcanzada por la extinción. ... El alma es recompensada o castigada por los actos cometidos en una vida anterior. ... El alma puede elevarse muy alto, hasta volverse un ser divino, totalmente consciente de su propia naturaleza real como servidora eterna del Señor Supremo en el reino espiritual, o bien puede descender tan bajo como para no parecer mejor que trozos de madera y piedras. Cada alma individual completa o estropea su destino por sí misma. Como seres espirituales, todas las almas individuales poseen la facultad - concedida divinamente a ellas - del libre albedrío. Se puede abusar de este don o talento regalado por Dios, o bien se puede hacer el mejor uso de él. El Señor Supremo no interfiere con Su obsequio que ha conferido a las almas: la libertad de elegir. 


Śrīla Bhakti Saranga Maharaj
“Teología de la Gaudiya Vaishnava”
Bhaktivedanta Memorial Library - www.bvml.org/SBSGM/